ante el problema de las drogas
un compromiso con la salud, la convivencia y el desarrollo

Inserción Social

PDFImprimirE-mail

"Yo ando solo"

Testimonio: entrevista realizada por el equipo articulador de Inserción Social del dispositivo Ciudadela del Área Metropolitana.

Ayer conocí un joven, su pelo brillaba de poco lavado... sus ojos también brillaban, sus manos entre las piernas y su espalda encorvada como escondiendo su corazón. Hablaba pausado, al escucharlo sentí abrazarlo, por mis venas corría su historia y me era inevitable comprender que el sufrimiento era inmenso.

- No sé leer, tampoco escribir. Pienso que no será difícil aprender, sólo que no se cómo. A veces cuando estoy tranquilo escribo, me voy bajo un árbol y escribo. Ahora se me terminó la cuadernola, cuando pueda conseguiré una ya que me gusta ir a escribir lo que siento. También preciso una lapicera.

- Entonces sabés escribir!

- Nooo, bueno... yo digo que escribo, pero no sé, mi nombre si sé escribirlo, también sé escribir TE AMO. Esas cosas si...

- En qué cosas has trabajado??

- Yo ando solo por ahí, vivo en una pieza,  me levanto y voy a ver qué puedo hacer para conseguir dinero y llevar así algo de comer a mi mamá. A veces tiro basura y con eso hago unos pesitos...

- También cuido un almacén, la señora se va y me deja a mí solo ahí por varios días... Yo le digo que me separe la comida y yo no le toco nada, por suerte la señora me conoce y confía, en el barrio todos me conocen, a mi familia también.

- Ah, qué bueno. Así que ahí tenés un trabajo agradable, más si alguien te demuestra confianza...

- Bueno, ya no. La señora se mudó y ya no tengo esa posibilidad.
Una vez me enamoré. Le pedí su mano a la mamá y ella dijo que sí, pero luego cuando la dejé embarazada se enojó, se complicó. Tengo una hija de 3 años, hace días que no la veo, no quiero que me vea así, tengo que poder llevarle algo cuando voy. Me gusta verla, ir a la plaza, comprarle una coca, cuando la veo se me van las ganas de drogarme. La última vez que la vi no me drogué por varios días -mostró una sonrisa en su rostro-.

Me quedo con su historia y su presente, con su deseo de cambiar esa realidad, intento pensar en cómo brindarle lo que necesita, cómo hacer ese puente.

Todos hemos sido salvados por alguien; algunos nacieron salvados, otros lo necesitan cada día, pero todos necesitamos una oportunidad.