ante el problema de las drogas
un compromiso con la salud, la convivencia y el desarrollo

Noticias

AddThis Social Bookmark Button
PDFImprimirE-mail
03/05/17 3er. Encuentro Nacional de Inserción Social

La inserción social como elemento clave en el tratamiento de los consumos problemáticos

Durante los días 20 y 21 de abril de 2017 se desarrolló en Paso Severino, departamento de Florida, el 3er. Encuentro Nacional de Inserción Social organizado por la Junta Nacional de Drogas. Incluyó la presentación de diferentes experiencias de inserción, investigaciones, talleres y espacios de intercambio, entre otras actividades. Los talleres fueron un espacio propicio para poner sobre la mesa aspectos de la metodología de trabajo, rol del referente educativo laboral en los procesos de inserción social, dificultades, fortalezas y desafíos detectados por técnicos, coordinadores de proyecto y autoridades en los programas y dispositivos a nivel nacional.

Participaron unas 85 personas entre operadores de las diferentes modalidades de inserción social para personas que usan drogas de diversas instituciones públicas, Juntas Departamentales de Drogas, Dispositivos Ciudadela, dispositivos de tratamiento residenciales, ambulatorios y comunitarios, programas de Mides, Instituto Nacional de Empleo y Formación Profesional (INEFOP) y ASSE, así como organizaciones de la sociedad civil que implementan programas y proyectos de Inserción Social.

La mesa de autoridades integrada por el Secretario General de la JND, Diego Olivera, el representante de OPP en el Consejo Directivo de INEFOP, Gerardo Rodríguez y la Subsecretaria del Ministerio de Desarrollo Social,. Ana Olivera, subsecretaria del Ministerio de Desarrollo Social, permitió conocer la perspectiva político-institucional sobre la inserción social reafirmando el trabajo interinstitucional que la misma requiere.

Diego Olivera se refirió a la necesidad de considerar dos niveles que deben estar en una fina interrelación: los fenómenos macrosociales, vinculados al crecimiento que ha tenido el país a nivel productivo y social, y un nivel más micro, relacionado con intervenciones, proyectos y programas que se desarrollan en todo el país.

Explicó que “en el primer nivel, el país ratifica un camino de desarrollo económico que ha sido acompañado por la reducción de la pobreza y el mejoramiento en todos los indicadores vinculados a la desigualdad.  Si bien se trata de un proceso alentador también tiene ‘grises’ que es necesario observar y analizar con más detalle, como la concentración de la pobreza entre niños y jóvenes o las dimensiones étnico racial y de género que siguen manteniendo un sesgo desde el punto de vista de la desigualdad”, dijo.

Añadió que “si bien pocas veces en la historia de nuestro país ha habido un inversión tan importante en los servicios universales, básicamente en salud y educación, debemos continuar siendo muy exigentes con nosotros mismos”.  “Esos grandes números que nos son favorables no nos tienen que ocultar la necesidad de seguir mejorando. No podemos entrar en una meseta, en una zona de confort donde nos privemos de la posibilidad de seguir siendo críticos y autocríticos con la situación del país, con nuestras propias intervenciones y con la necesidad de seguir mejorando a nivel económico y productivo y  a nivel de la red de protección social”.
Olivera propuso algunos temas para reflexionar y discutir.  En primer lugar, la necesidad de que los programas de inserción sean de tránsito y no de permanencia como forma de evitar que la dependencia a una sustancia se transforme en la dependencia a un dispositivo. En segundo término,  la importancia de no limitar la discusión y la acción de los programas a la dimensión subjetiva individual. En ese sentido, afirmó que “tenemos que incorporar con fuerza las dimensiones intersubjetivas, colectivas y estructurales.  Considerar las transformaciones estructurales, por ejemplo, nos permiten preguntarnos si es la persona la que no es empleable o si son las instituciones las que son excluyentes. O si son dos variables complejas que debemos trabajar. De no hacerlo, corremos el riesgo de cargarle todo en la mochila a las personas y dejar de insistir para que se produzcan cambios estructurales”.

El Secretario General de la JND, enfatizó en que “hay que evitar la fragmentación de los programas y su aislamiento de las políticas universales” y señaló que “no podemos transformar a nuestros programas en rutas paralelas a la red de protección social universal porque haya algunas personas que por diversas razones están quedando por fuera de ellas. Esa debe ser una de las claves a la hora de evaluar nuestros programas”.

Por su parte, el representante de OPP en el Consejo Directivo de INEFOP, Gerardo Rodríguez, valoró la importancia de que el Instituto haya podido cumplir un 99 % de lo planificado en el año 2016 y agradeció a los técnicos, a la Junta Nacional de Drogas y a las Entidades de Capacitación (ECAs) a las que refirió como “sus grandes aliadas”.

Expresó que hubo un importante crecimiento en la cobertura de servicios, que de 18 mil asistidos en años anteriores, en el último año, se alcanzó la cifra de 46 mil, “se trata de 46 mil beneficiarios que  conocemos, no son números, sabemos sus nombres, al menos uno de los técnicos del INEFOP ha tenido contacto personal con esa persona”.
La subsecretaria del Ministerio de Desarrollo Social, Ana Olivera, señaló que su participación en el encuentro era una forma de ratificar el compromiso con la JND y con la RENADRO.
Expresó que “desde sus orígenes, el MIDES ha tenido un rol coordinador y articulador de políticas sociales, tanto de políticas focalizadas como universales”.

Para Olivera, en la medida que la vida de los seres humanos no está dividida, la interinstitucionalidad se torna indispensable para poder dar cobertura a todos los aspectos que hacen a la persona: salud, trabajo, educación, vivienda, etc.  Agregó que “no se trata de sumatoria de políticas, aunque en la práctica se transforma en una sumatoria”.

Ver presentaciones realizadas en el encuentro



Noticias Relacionadas

Formación en oficios para personas en tratamiento por consumo de drogas

A partir de un acuerdo entre la Junta Nacional de Drogas y el Instituto Nacional de Empleo y Formación Profesional (INEFOP), la Asociación Civil Vida y Educación lleva adelante una capacitación para personas en tratamiento por consumo de sustancias.

 
Capacitación en construcción en el Departamento de Paysandú

El Área de Inserción Social de la Junta Nacional de Drogas (JND) acompañó el inicio de una nueva propuesta de capacitación para el empleo. Está dirigida a 16 personas en tratamiento por consumo problemático de drogas y en proceso de inserción social que participan del dispositivo Ciudadela de Paysandú. El objetivo es vincular a estas personas con el mundo del trabajo a través de la incorporación de herramientas de capacitación en oficios y competencias transversales.

 
Tercera edición del curso de alfabetización informática para personas en tratamiento

En el marco del acuerdo interinstitucional firmado entre la Junta Nacional de Drogas y las Empresas Públicas en agosto 2013, el  Área de Inserción Social dio inicio a la 3° edición del curso  de alfabetización informática dictado por ANTEL en sus instalaciones. La capacitación está dirigida a 16 personas que se encuentran en tratamiento y en proceso de inserción social en diversos dispositivos de tratamiento, de los departamentos de Montevideo, Canelones y San José.